En la Guarida del Dragón

En la Guarida del Dragón

Cashitop y Jamal avanzaban por el camino hacia la guarida del dragón con paso firme, Jamal siempre atenta a lo que Cashito le platicaba sobre éste y aquél ser representado en su estatua, cuando veía una figura negra, él el pequeño gatito mago se les quedaba mirando, se agachaba y de sus ojos salían unas pequeñas lagrimas, Jamal solamente se quedaba en silencio sin preguntar nada, y cuando Cashitop se reponía seguían el camino. Cuando llegaron a la entrada de la cueva de la guarida del Dragón los recibió Bastet y Sekmeth, inmediatamente Jamal fue a su encuentro y las saludo con esa costumbre que tenemos todos los pequeños felinos para saludar, ambas Diosas correspondieron de la misma forma, el Dios Dragón se acerco lentamente y se dejo mimar por Cashitop, el cual empezó a impregnar de su olor al Dios y Jamal se unió a los mimos.

 Las Diosas, después de los mimos se apresuraron a ofrecer a los viajeros agua para beber y un poco de alimento de Dragon, a lo cual nuestros amigos consumieron de poco, ya que en verdad no tenían hambre, pero las Diosas querían aplazar en lo posible la petición que Cashitop le haría a su Dragón, cosa que no podían, ya que el Dios se acerco a Cashitop y le preguntó:

 -¿Sabes el alcance y repercusión que tiene tu petición mi querido pequeño?

 Cashitop le dijo que si, que el entendía la repercusión que tenía su petición, pero eran tiempos difíciles, Apofis se hacía cada vez más poderoso y tenía urgencia de lo que le pediría, sabía así mismo que solamente dos magos habían pedido lo mismo y solamente uno recibió ese regalo, el regalo no se lo había pedido a él, eso había sido hace muchos años, el regalo se lo había pedido al Dios todo poderoso mismo y éste le había advertido las consecuencias y el alcance que tenía pedir tan gran regalo, a ese Dios nunca se molestaba con peticiones simples, a ese Dios que era la divinidad encarnada solamente se le hacían peticiones de verdadera urgencia, y el sabía si las atendía o no, por eso los pequeños no podían arriesgarse a pedirle algo, el Dragón podía cumplir la petición y sabía que era momento de hacerlo.

 El dragón vio con amor a Cashitop y le dijo, -entiendo grandemente lo que dices, en ese momento, cuando se le concedió ese don a dicho mago es que nací yo, de eso hace muchos siglos, y recuerdo el precio que se pago, de hecho uno como Dragón se llega a encariñar mucho con su mago y la fuerza del mago es la que nos alimenta, ese mago falleció hace muchísimos siglos, más sin en cambio su magia sobrevive hasta ahora, ya que al morir me la transfirió.

 Pero Cash, ¿acaso no sabes que el equilibrio de la magia depende que solamente uno de mi especie exista? Lo que me pides es cargar aún de más magia a éste mundo y todos sabemos que la misma la usa también Apofis para asolarlo.

 Cash le pidió que le explicaría la teoría que tenía y el porque la misma tenía relación con su petición, pero por el bien de Jamal, está no debería enterarse, sabía que las Diosas podían leer su pensamiento y ellas comprendieron todo, fueron con Jamal para explicarle porque Cashitop les dedicaba una pequeña oración a los magos negros y unas lagrimas, ambos grupos se separaron e hicieron cada cual sus cosas.

Al final Cash en su forma humana salió de la cueva acompañado del Dragón, bajo el brazo llevaba un zurrón el cual tomaba con todo el cariño del que era posible, se despidió del Dragón y sus Diosas con un gran abrazo y besos de por medio y Jamal, conservando su forma felina se subió al hombro de Cash y ambos apuraron el viaje, Los Dioses se miraban con complicidad y vieron partir a ambos magos.

 Cash hizo un hechizo al bajar de la guarida del Dragón, sabía que por respeto no debería hacer ninguna magia en la casa de su mentor y llamó mentalmente a todos, ambos grupos aparecieron junto a él, incluidos el leopardo y el león.

 Cash les dijo: -Van a presenciar algo que solamente se ha visto una vez en éste mundo y les pido silencio absoluto, les pido mucha atención y sobre todo deben alegrarse del milagro que van a presenciar…

 Ari Gatita

Mediados de Otoño 2021

Desde el Hogar de Transferencia.