Cashitop en África

Jamal le respondió que así se haría, mientras los juguetones cacomixtles se dedicaron a recoger todas las semillas de aquél árbol y las guardaban en unos morralitos que Jamal había hecho presurosamente para ello.

Tango tocó la corteza del Andiroba para expresarle su agradecimiento, al igual que Daniela, al tocar al hermoso árbol ambos gatos en su forma humana vieron la devastación que el humano le estaba haciendo a la selva del Amazonas, incendios provocados aquí para sembrar plantas para la industria cosmética, tala inmoderada allá para sacar oro, los ríos contaminados y que hacían daño al crecimiento de los seres que habitaban la selva y a la selva misma, hacía años que ya no se veía un árbol tan magnífico como ese, pero a los humanos pareciera no importarles en lo mínimo, esa especie era rara y muy difícil de defender, se comportaba como un virus, depredando completamente su entorno sin importarle que a la vez que lo hacían, acababan con su propia especie.

Los compañeros iniciaron el camino hacía la mina de esmeraldas más próxima a su ubicación, Jamal sabía que debía pedirle a la Madre Naturaleza el permiso para poder encontrar la esmeralda más pura para su objetivo, debía de apurarse porque sentía que cerca de ellos había un portal maligno, un portal que los chamanes del Caos habían abierto para llevar a esa parte del mundo su inmundicia, desconocía el fin de aquellos seres, pero sabía que no sería nada bueno y a diferencia de Cashitop, ella no se había enfrentado aún, a ningún ser sirviente de Apofis, sabía que hasta los cacomixtles habían enfrentado a aquellos seres, pero ella aún no medía poder contra ellos y la verdad su instinto de supervivencia le indicaba que aún no estaba preparada, así que apuró a la comitiva y todos caminaron más rápido para llegar pronto a la mina más cercana.

En cuanto cruzaron el portal los compañeros de Cashitop vieron un enorme árbol de 18 metros de altura, su tronco era recto, la copa compacta que daba una buena sombra, tenía alguna que otra flor y su fruto eran unas bayas rojas, era un magnífico ébano, al acercarse Cash, el árbol se agitó y empezó a tirar amablemente sus frutos, y sin dar un paso más, a los pies de cachitop, una rama de aquél árbol se posó, al igual que el Andiroba el ébano le dijo a Cash las mismas palabras, Cash accedió a los deseos de aquél ser vivo, pero en esta ocasión el ébano le dijo que al unir las ramas vivas con las gemas, iban a despertar poderes que estaban más allá de su comprensión, que era importante que consultara con el Dragón Dorado y antes de pedir permiso a la Madre Naturaleza, debía pedirle permiso al Dragón por lo que pensaban hacer, Cashitop se quedó pensativo, sabía que tenían una conexión mental directa con aquél ser que era su mentor y encarnación misma de la magia y en ningún momento notó desacuerdo con la misión en la que se estaban aventurando, pero tenía razón el ébano, debía hacer un viaje astral para ir con las Diosas y su mentor y proceder a pedir permiso y conocer si había objeciones.

Cash alejó a los compañeros hasta una zona que consideró segura, les indicó que debían esperar ahí y estar alertas ante cualquier manifestación del Caos y que si se presentaban sus esbirros le despertaran inmediatamente, bajo ninguna circunstancia debían enfrentarlos solos, ya que a diferencia de sus anteriores enfrentamientos, en ésta ocasión notaba la presencia de los temidos chamanes de Apofis y solamente él y Jamal podrían hacer frente a esos enemigos, Gitol asintió con la cabeza, Blue dijo que si y no emitió palabra alguna más y Kitty empezó su ronroneo protector, más valía encerrarse en uno de sus orbes sanadores y lo extendió en pensamiento a donde se encontraban Daniela y sus compañeros.

Cash inmediatamente se comunicó telepáticamente con Jamal y le comunicó lo que tenían que hacer, la gata detuvo a sus acompañantes y les dijo lo que debían hacer, les indicó lo mismo que Cash les había dicho a sus compañeros y también les informó que Kitty iba a hacer su orbe de protección, que bajo ninguna circunstancia salieran de él y que así como harían los compañeros de Cashito, que la despertaran en caso de que fueran atacados, ellos, los magos, tenían que ir a pedir permiso y recibir los consejos de sus Diosas y el Dragón Dorado.

Cash esperaba en el mismo camino que el Dragón le había hecho pasar cuando lo conoció, al aparecer, Jamal se extraño de estar al pié de la guarida del Dragón y no aparecer como la vez pasada, Cashitop le comento que todo mago debía hacer ese camino para ver los dos caminos que proporcionaba el conocimiento mágico, que antes no había tenido necesidad de hacerlo, porque todavía no era una chaman, pero que ahora si tenía que hacerlo y él sería su guía y le aconsejaría lo que debía hacer, en ese momento Cash se convertía en maestro de su madre adoptiva, era ya el maestro de Jamal.

Ari Gatita

Mediados de Primavera 2021

Desde el Hogar de Transferencia.

Leave a Reply