Tzin Tzin, la historia del Sensei del Asilo.

Tzin Tzin, llegó al asilo en el año de 2010 fue encontrado vagando muy quitado de la pena sobre una avenida muy transitada. Con solo tres meses de edad buscaba un humano que le brindara caricias

Por Ari Gatita

Hola amigos, nuevamente Ari Gatita al teclado con las historias de mis hermanitos felinos, ahora es el turno de Tzin Tzin, curioso nombre para un gatito tierno, amante de las caricias y abrazos; Sensei porque es un maestro de los apapachos, sabio y conocedor para ganarse el corazón de los humanos.

Cuando fue rescatado llevó otro nombre que le tuvieron que cambiar por algunos comentarios de “viejas cotorras” de un grupo donde participaba la humana, le llegaron comentarios “que feo nombre”, “no es nombre para un gato” y bla, bla, bla… así que su nombre quedó en Tzin Tzin – Sensei.

Tzin Tzin, llegó al asilo en el año de 2010 fue encontrado vagando muy quitado de la pena sobre una avenida muy transitada. Con solo tres meses de edad buscaba un humano que le brindara caricias, encontró un negocio abierto e intentó entrar ahí para buscar abrazos y lo que encontró fueron escobazos. Tan pequeño e inocente y ya había probado la crueldad de algunos humanos inadaptados y frustrados con su vida, para mala fortuna de estos malos humanos la fundadora del Asilo ya lo había visto en la distancia y se percató del suceso, muy molesta le reclamó al “inhumano” que no le pegara si solo era un bebé; tomándolo en sus brazos ni siquiera escuchó las discusiones del individuo y continúo su camino hacia el hogar de transferencia con el nuevo rescatado.

Tzin Tzin llegó al hogar de transferencia en un momento bastante crítico, la humana estaba consciente que no se podía ingresar a un nuevo pequeño, ya que la situación se encontraba bastante apremiante para los felinitos que habitaban el hogar. Fue la época crítica cuando nos obsequiaban pellejitos de pollo y poder llenar la pancita, cuando las ventas eran escasas, a las adopciones nadie se postulaba y de muy en vez alguna donación. Tzin Tzin creció y se transformó en un hermoso gatito rubio, querendón y siempre atento a quien le pudiera brindar una caricia entre los humanos y hermanitos felinos, ahora vive su vida de gato entre el frescor de la naturaleza.

La vida en el Asilo y hogar de transferencia ha tenido etapas críticas y estos humanos que nos cuidan han procurado que nuestra pancita no les falte algo con que llenarlas, cubrir nuestras necesidades médicas ha sido toda una proeza que muchas ocasiones gente malintencionada, en su pobre razonamiento, no logra comprender la magnitud de sus actos negativos hacia nosotros.

Ninguno de los felinos queremos volver a una situación crítica, lamentablemente nuestras ventas están detenidas por esas malas personas que tuvieron la “gran idea” de reportar nuestra página sin ni siquiera conocer un poquito de cuál es el propósito de promover nuestros productos.

Llevamos tres semanas sin promoción y solo unas cuantas ventas, las cuales solo cubren el alimento hasta el próximo sábado y pues como cabeza de las redes sociales y los pedidos, tengo que perseguir la “croqueta” para mis hermanitos y mío, así como ustedes la “chuleta” para su familia. Por lo que con esta limitación en la promoción de los productos “me han cortado las garritas” de raíz, solo me queda compartir en grupos y en algunos de ellos hasta me han pedido que “voluntariamente lo abandone”, ya que “no es el lugar ideal”.

¿Qué iremos a hacer? No lo sé, ruego a Dios que nos abra el camino para que se “levante el castigo” en las redes sociales y que no nos falten croquetitas porque somos más de 150 gatitos adultos entre sanos y enfermos en el Asilo y el hogar de transferencia.

Recuerden que somos unos gatitos emprendedores y andamos ronroneando secretitos a los humanos para que puedan crear productos para ustedes y su familia humana y peluda.

Leave a Reply