Luneta, Silver, Goldie, Joven y Ari

Del “amor” al abandono

Por Ari Gatita

Mi nombre es Luneta, y soy la evidencia del “amor” que me llevó al abandono con mis tres pequeños. Quizás tuve otro nombre, más prefiero olvidarlo, así como mis anteriores “humanos” lo hicieron conmigo.

Esta historia de “aristocracia” inicia así… fui rescatada por una “aprendiz de dama” (el dinero y el estatus social no te dan calidad moral), según ella me “amaba” y “era su todo”, mas nunca falta el patético humano “alérgico al pelo del gato”, vil y grotesco pretexto para echarme de la “residencia”, solo que ese fue pretexto corriente; la realidad fue el mismo cuento de toda la vida… “la gata quedo preñada” por no esterilizar a tiempo, aún con todo el “dinero” que presumen y ostentan.

Pues bien, tuve a mis hijos y había que deshacerse de mí lo más pronto posible porque volvería mi ciclo natural de vida… entraría en mi siguiente celo. Como mi ex humana es cuñada de un “poderoso político” y éste a su vez conoció a los ahora mis humanos encargados del Asilo, hace algunos años; tuvo la gran idea de que fuera a aventarnos con ellos, puesto que sabía que son responsables y comprometidos principalmente con los gatos.

Si deseas donarnos algo, puedes hacerlo dando clic en la imagen y podrás hacerlo vía PayPal. ¡Gracias! -Ari Gatita-

Pues bien, este hombre que se encargaba de la Dirección de Desarrollo Económico de Atizapán en 2018, habló con mi ahora humano para que me recibieran con mis tres pequeños Silver, Goldie y Joven; argumentando que ser harían cargo de nuestra manutención, de la atención médica veterinaria y principalmente de mi esterilización y la de mis dulces gatitos.

Llegó el día en que fuimos echados de esa “residencia” que fue mi hogar y el de mis pequeños por poco tiempo (llegué al hogar de transferencia en Atizapan de Zaragoza) cuando apenas tenía un año y mis pequeños 3 meses, nos trajo la humana que hasta el día anterior se había encargado de nosotros. Llegamos en una caja de cartón (en vez de una transportadora) cerrada para evitar los cariños hacia la humana esa; nuevamente reiteró la “ayuda” en alimento y esterilizaciones… cosa que nunca llego; nos dejó aun “con lágrimas en sus ojos” porque a su conciencia “nos amaba”. El drama escenificado conmovió el corazón de la humana encargada del hogar de transferencia, la abrazó y le reiteró que podía seguirlos viendo cuando fuera a dejar su apoyo (vaya que ingenua y corazón de pollo es mi ahora humana, la compran con promesas y ella todavía CREE que la gente es consiente y comprometida –si lo fueran, no abandonarían a tantos hermanitos felinos y caninos-)

Pues bien, las promesas son eso y pocas se cumplen, las demás quedan… en el aire al quitarse la “carga de su irresponsabilidad”; nos dejaron en una vil caja, con un paquete con tres rebanadas de jamón apestosas y quinientos pesos que tenían que durar mucho… muchísimo para cuatro bocas más en el hogar de transferencia.

Si deseas donarnos algo, puedes hacerlo dando clic en la imagen y podrás hacerlo vía PayPal. ¡Gracias! -Ari Gatita-

No puedo quejarme del recibimiento y trato que hemos recibido desde aquel agosto de 2018 cuando fuimos abandonados, nos han atendido muy bien, estamos fuertes, saludables y sobretodo esterilizados con mucho esfuerzo ya que en una campaña de esterilización patrocinada por otra “político”, dejó plantados a los humanos con el apoyo y con esfuerzos cubrieron el costo de la misma.

De mi anterior ex humana nunca supieron más y del cuñado mucho menos, más cuando en una ocasión coincidió mi ahora humano con él y conversando sobre nosotros le recordó su compromiso hacia nosotros, a lo que el ex político se molestó por el recordatorio y actuando ofendido pidió que fuéramos devueltos como viles objetos que se pueden mover de un lado a otro “cuando molestan”, ¡Qué gran error! Nunca hemos visto al humano enojado, siempre es amable, tranquilo y presto a dar apoyo cuando se necesita y más cuando se trata de caricias hacia nosotros, creo que ese día el cuñado de mi ex humana deseó no haber conocido a nuestro humano, porque le puso en claro que los animalitos no se dan y se quitan como si fueran objetos que se intercambian, que ellos renunciaron a nosotros desde el momento que consideraron dejarnos aquí y olvidarse de un compromiso que se hizo entre caballeros, bueno solo uno, el otro un simple hombre que va por la vida engañando personas; en fin se comprometió a mucho más de lo que estuvo considerando dar.

Si deseas donarnos algo, puedes hacerlo dando clic en la imagen y podrás hacerlo vía PayPal. ¡Gracias! -Ari Gatita-

Si antes de llegar nosotros ya eran muchos, ahora con nosotros somos demasiados y los humanos encargados han estado luchando contra las adversidades para que sigamos teniendo unas croquetas que llevarnos a la pancita.

Mis niños y yo estamos muy agradecidos con los humanos encargados por el espacio que nos han brindado aquí en el hogar de transferencia, con la gente que ha estado interesada en darnos un hogar y que por una u otra circunstancia no se han concretado, con las personas que adquieren algún producto para poder llenarnos la pancita y con aquellas almas dadivosas que nos apoyan con donativos en especie o monetarios. A mi ex humana y su pariente politiquillo solo les digo que son personas con nulo valor moral, puesto que aún con todo su “dinero y poder político” no pueden comprar valores como el amor, la compasión y la gratitud.

Si deseas donarnos algo, puedes hacerlo dando clic en la imagen y podrás hacerlo vía PayPal. ¡Gracias! -Ari Gatita-

Leave a Reply