El enemigo

El Dragón miraba todo con mucha atención e interés, el se preocupaba más por ese pequeño que era su pupilo, lo amaba mucho y lo consideraba ya como un hijo…

Por Ari Gatita

Ya repuestos los compañeros, curadas las heridas sufridas en la batalla, el barco re configurado y más revisiones, los aventureros se reunieron en el gran salón de la nave, tenían que dilucidar que era o quién era lo que les había atacado a mitad del océano, tenía que ser alguien muy poderoso debido al inmenso poder que utilizo para sacar de las profundidades el mismo lecho marino, hacer crecer la vegetación en tan corto tiempo y sobre todo el crear seres vivos de la nada, ese poder aún cuando lo podían realizar los más poderosos magos traía consecuencias que nadie podría soportar, pero en ese caso no pareciera que hubiera hecho daño al tejido de la realidad.

Cash se puso en trance para viajar con su mentor y consultarlo directamente, Gitol reunió a todos y les pidió que todos estudiaran con más ahínco los libros del Dragón para buscar referencias y sobre todo continuaran con sus estudios en lenguas, además les pidió que trataran de controlarse, ya que el poder que les había otorgado Sekhmet era muy peligroso, los tomaba a todos desprevenidos y aún cuando les había ayudado en esa batalla no podían confiar en él, su instinto más primitivo, afloraba en esos momentos y muy pocos podían pensar en otra cosa que no fuera morder y desgarrar, le pidió a Blue que les dijera como logró que su conciencia pudiera sobrevivir ante el embate de todos los instintos de fiera que les inundaba cuando se transformaban y Blue les comentó que había sido gracias a que llevaba tiempo estudiando, leyendo, instruyéndose, era la única forma que podía explicar que se mantuviera consciente en ese preciso momento y pensar con lucidez.

Cash volvió al hogar de su mentor, ambos Dioses estaban esperándolo y así se lo hicieron saber, Sekhmet empezó a auscultarlo, en su papel de médica era muy dedicada, no permitía que se le pasara nada, le revisó sus piernitas y observo que su magia curativa había sido excelente, revisó además sus bracitos, su barriga, todo estaba en orden y se alegró mucho.

El Dragón miraba todo con mucha atención e interés, el se preocupaba más por ese pequeño que era su pupilo, lo amaba mucho y lo consideraba ya como un hijo, su raza había sido acabada hacía mucho tiempo, no tenía hijos y no los necesitaba, pero ese pequeño hacía que su corazón de dragón se llenara de calor, un calor muy agradable que le hacía sentir los mismos sentimientos que hacía tiempo que no sentía, el amor, la preocupación, el orgullos y muchos más, Cash tenía en su ser algo poderoso que era despertar el amor en cualquiera que le conociera y pasaba lo mismo si fueran Dioses o no.

Después de la exhaustiva revisión de Sekhmet, ambos Dioses con una mirada muy seria empezaron a explicarle a Cashitop que hacía mucho tiempo dejaron de ver a uno de sus hermanos, éste tenía una magia propia, no dependía de la del Dragón para funcionar, era una magia que hacía uso de lo más primitivo de la creación, era una magia oscura y que competía en poderío con la magia pura, ambas habían sido hechas desde el inicio del tiempo, ambas eran muy poderosas y diferentes entre sí, le explicaron que todo tenía un némesis en el mundo, se llamaba equilibrio natural y éste nunca debía romperse, para que los demás seres entendieran era la eterna competencia entre bien y mal, aún que ninguna de las dos estaba exenta de sus matices de gris, de hecho la magia pura había sido manipulada por seres malignos y nunca habían usado la magia obscura de su hermano, esa magia era pura desde el concepto de que solamente su hermano la había utilizado, por eso era muy peligrosa, demasiado peligrosa, sobre todo para un momento como el que se estaba viviendo en todo el mundo, eso podría ser obra de su hermano también, el no gustaba del orden que habían establecido los Dioses antiguos como la Naturaleza, de hecho aún cuando le decían «hermano», era tan antiguo como la Naturaleza e igual de poderoso.

El poder de su hermano era primitivo y poderoso, muchos aseguraban que era anterior a la creación, más puro, más simple y por ello su magia era muy sencilla para él de manipular, mientras que la magia del Dragón tenía que recurrir al orden para crear, pensar antes que hacer, la de su hermano no, era todo lo contrario, recurría al desorden que habita en todos los seres, no necesitaba más que agrupar lo imposible para hacerlo posible y viceversa, de ahí su simpleza, solo bastaba con querer tener algo para obtenerlo, mientras que con la del Dragón necesitaba existir una justificación y medir todo a su al rededor para llegar a aparecer algo.

El nombre de su hermano era Caos y era tan antiguo como la Naturaleza, ambas fuerzas tomaban fuerza del mismo lugar, del vacío para hacer su propia creación, mientras una creaba, la otra buscaba la forma de destruir y siempre la encontraba, el Caos era el enemigo de nuestros amigos.

Ari Gatita desde el Hogar de Transferencia

Principios de Invierno de 2020

Si deseas donarnos algo para el alimento de más de 150 pequeños felinos en edad adulta da clic en la imagen y te llevará a PayPal para hacerlo. ¡Gracias! -Ari Gatita-

Leave a Reply