Las arañas gigantes

El primero en entrar en confrontación con esos entes demoníacos con forma de araña fue Tango, éste se lanzo contra un grupo de 30 de esos seres y con la fuerza de sus garras y sus colmillos empezó a destrozarlos…

Por Ari Gatita

La voz se escuchó en cada rincón de la recién formada isla, esa voz era profunda y penetrante, al tiempo daba miedo e impresionaba profundamente. La voz dijo: -Así que ustedes son los seres que escogieron mis hermanos para detenerme, ¿acaso no pudieron encontrar mejores contrincantes?, no merecen que gaste mi tiempo y habilidades en ustedes, así que les mandaré a mis lacayos para que los detengan.- Al terminar de decir esto, del frondoso follaje de la isla empezaron a aparecer miles de arañas del tamaño de nuestros amigos, inmediatamente la magia de Sekhmet se activó y todos se convirtieron en magníficos y hermosos leones y leonas, los rinteles y las lechuzas hicieron un circulo al rededor del nido de los búhos, mientras que los demás a excepción de Kitty y Cash se aprestaron a la lucha.

Gitol se puso al frente de la defensa mientras las arañas se descolgaban de las ramas de los árboles y salían del suelo para empezar a subir por la cubierta del barco, Tango vio con horror como una gran horda de arañas empezaba a desplazarse por el barco en dirección a donde estaban ellos, las arañas se acercaban con una velocidad impresionante, Blue y Daniela estaban preparados para enfrentarse a esos temibles seres, Kitty empezó su ronroneo para abrir la esfera azul de protección y abarcar al nido de las lechuzas, afuera de esa esfera estaban los búhos y los cacomixtles preparados para la violencia.

El primero en entrar en confrontación con esos entes demoníacos con forma de araña fue Tango, éste se lanzo contra un grupo de 30 de esos seres y con la fuerza de sus garras y sus colmillos empezó a destrozarlos, al salir los pedazos de las arañas, éstas se transformaban en miles de pequeñas de ellas, Blue que era el que más tiempo pasaba leyendo los libros de magia del Dragón, lanzaba orbes de fuego que acababan con las pequeñas arañas, al ver ésta estrategia, los demás pequeños hicieron equipos de dos en dos, mientras uno atacaba a las grandes, otro desintegraba a base de orbes mágicos a las pequeñas, así estuvieron luchando en todo el barco.

Las arañas demoníacas se contaban por miles y todos se vieron obligados a retirarse al interior de la embarcación para proteger el nido de las lechuzas, a Kitty y al pequeño gato mago, era imperante proteger a éste último, era el único que podía acabar de un pestañazo con la amenaza, pero estando inconsciente no era de ayuda, hicieron dos círculos al rededor de Kitty, Cash y el nido, uno se encargaba de no dejar pasar a dichos entes, a base de zarpazos y mordidas destrozaban a las arañas, mientras que los del circulo interior las incineraban, así estuvieron luchando por horas, era desesperante y en el barco resonaban los rugidos de todos, al mismo tiempo que una especie de chillido penetrante laceraba sus oídos y un sonido rechinante se escuchaba cuando las incineraban, todo era un caos en la nave y las arañas no dejaban de entrar.

Cash cuando perdió el conocimiento se vio en la guarida del Dragón Dorado, éste sorprendido volteo solo para tomar con una garra el cuerpo de su pupilo que se desvanecía, él preocupado tomo a Cashitop y lo llevo con prisa a una loza que servía de cama, estaba preocupado debido a que ahí el reino de la magia solamente entraban los magos en su forma astral y si uno de ellos se desmayaba solo significaba que podía estar a las puertas del reino de su hermano Anubis y eso no era nada bueno, inmediatamente hizo aparecer todo su equipo de alquimia para encontrar un remedio que hiciera que Cash reaccionara, convocó mentalmente a Sekmeth, ella al ser también la Diosa de la Medicina podría encontrar un remedio para curar a ese gatito mago.

Sekmeth respondió inmediatamente a la convocatoria de su hermano, sabía que no la llamaría en caso de que no fuera de urgencia y llegó como un suspiro a la guarida, al llegar, su expresión fue de sorpresa y de enojo, no podía entender que algo afectara a uno de sus protegidos, se posicionó a un costado de su hermano y le dio instrucciones precisas para hacer una poción que estaba segura haría reaccionar a su protegido, el Dragón se puso a elaborarla con premura mientras Sekmeth ponía sus manos en las piernas de Cashito, las tenía destrozadas, como si alguien las hubiera estrujado con una fuerza increíble, la magia de la Diosa empezó a reparar las piernas de Cash, el Dragón llegó con la poción y la Diosa se la vertió en los labios a nuestro mago, Cash empezó a reaccionar, el poder de los Dioses era inmediato cuando así lo deseaban.

La premura con la que reaccionaron los Dioses se debía a que también sentían como los compañeros estaban usando la magia y estaban a punto de desfallecer, Sekmeth volteo a ver al Dragón y éste envió a Cash de nuevo a su cuerpo.

Cash despertó y observó con horror como se desarrollaba a su alrededor una lucha despiadada, nadie estaba dispuesto a dar cuartel y desde donde estaba dijo «BASTA», al decirlo las arañas desaparecieron así como habían llegado y nuestros héroes cayeron donde estaban, exhaustos.

Nuestro mago se dirigió al exterior del barco, a cubierta, ahí observó la isla que había surgido de la nada y con su voluntad empezó a sumergirla y restaurar el orden en esa parte del mar, sabía que había una magia poderosa que había actuado para emplazarla a ese lugar y por lo que veía se sentía asqueado, el que había provocado esa magia poco le importaba destruir el orden natural con el que el mundo y la naturaleza habían conformado todo, sabía además que esa magia no provenía de su mentor, esa magia era poderosa y maligna, lo peor de todo es que nunca había sentido cuando se estaba formando, así como no entendía como se habían causado los daños en su nave, esa que estaba hecha con el cuidado que le había enseñado su mentor, él había pensado en cualquier eventualidad y la había dotado de todo lo necesario para que no pasara eso, había conectado parte de su ser para que así fuera, pero veía con mucho temor como todo había sido allanado.

La isla así como llegó desapareció y él Cash empezó a crear nuevas protecciones para que su barco y él mismo no fueran dañados de nuevo, en eso estaba cuando las alarmas sonaron de nuevo y él no podía creer lo que veían sus ojos, así que creo un orbe similar al de Kitty para proteger la embarcación y a él mismo por consiguiente.

Ari Gatita desde el Hogar de Transferencia

Principios de Invierno de 2020

Para donarnos algo da Clic en la imagen y podrás hacerlo vía PayPal. ¡Gracias! -Ari Gatita-

Leave a Reply